Como probablemente sabréis los que me aguantáis de vez en cuando por Twitter, ha habido una serie que se ha convertido este verano en mi mayor obsesión, y esa serie es Hit The Floor. A lo cual, la respuesta habitual de la mayoría sería preguntarse qué leches es Hit The Floor, claro. Porque, seamos sinceros, salvo que seáis muy de VH1 o que, como me pasaba a mí, sigáis a un número bastante alto de bailarines de SYTYCD, probablemente ni os suene. E, incluso si os suena, probablemente la pasasteis completamente por alto, como me ocurrió a mí, que tardé varios años en ponerme a verla, hasta que este verano decidí corregir este error.

Pues bien, Hit the Floor es un culebrón sobre las animadoras profesionales de un equipo de baloncesto de Los Ángeles. O especialmente lo era al principio, con el paso de los episodios se extiende un poco más y, manteniendo a las animadoras entre sus personajes principales, se extiende un poco a los culebrones y tejemanejes de la directiva del equipo y de algunos de los propios jugadores. Pero vamos, que esto no os eche para atrás. Si, como yo, sois por lo general alérgicos al deporte, no temáis: aquí lo fundamental es el culebrón, los tejemanejes y quién está con quién en qué determinado momento.

Con todo esto, Hit the Floor tiene tres temporadas, más un episodio especial que se emitió hace unos días y que, si somos realistas y sinceros, pone un poco de cierre a la serie en sí. O un cierre completo, vamos, que si no la renuevan no se queda nada en el aire. Pero eso no quiere decir que tengamos que estar dispuestos a aceptarlo como final, porque Hit the Floor puede darnos mucho más, y yo personalmente no estoy preparada para no tenerla en mi vida ahora que he descubierto lo maravillosa que es. Y, mientras VH1 no se pronuncie, y teniendo en cuenta que creador y actores están más que dispuestos a seguir con ella, aquí os dejo seis razones por las que obviamente Hit The Floor debería no abandonarnos nunca. O, al menos, tener otra temporada más. O, para los que aún vivís en la ignorancia, seis razones por las que todos deberíais verla.

 

Siempre hay hueco en nuestros corazones para un culebrón bien hecho

Si hay algo que en el Reino apreciamos son los culebrones que saben perfectamente lo que son y lo abrazan. Hit The Floor tiene clarísimo lo que es, y lo abraza de tal manera que no le cuesta nada darnos momentazos, constantemente y sin aburrirnos. El estadio de los Devils es un nido de víboras, y eso hace que los tejemanejes y luchas de poder en los distintos niveles sean tremendamente entretenidos. Desde la Queen Bee de las animadoras viéndose amenazada con la llegada de la inocente chica nueva (aunque, let’s be honest, no necesita sentirse amenazada, que nadie, absolutamente nadie, está a la altura de Jelena Howard), a los propios jugadores, que a alguno también les gusta un drama y mover hilos más que a un tonto un lápiz (y si no, que se lo pregunten a Zero, mi niño). Y llegando, por supuesto, al equipo directivo, donde la corrupción y el ir jugando a un ajedrez humano sin ningún tipo de escrúpulos está a la orden del día.

Estos ingredientes mézclalos con el mamarrachismo de una serie que gira alrededor de un equipo de animadoras y sazónalo todo con bastante drama de relaciones (que hay muchas y bien bonicas). Y voilà, Hit the Floor se convierte en el culebrón entretenidísimo que probablemente todos necesitáis como vuestro nuevo vacía-cocos favorito. Aunque cuidado, que aviso que es de esos que pueden conseguir teneros todo el día pegados a la pantalla.

 

Jelena Howard, vuestra nueva diosa y agente del mal

Si todo el puñetero estadio de los Devils es un nido de víboras, ninguna víbora es más víbora que Jelena Howard. Si Jelena fuera a Hogwarts, en Slytherin no la aceptarían porque haría que todos los demás quedaran como puros amateurs y tendrían que hacer una casa todavía más lo más para ella. Jelena es más lista que el hambre y tiene la combinación perfecta de ambición y mala leche para convertirla en la Head Bitch in Charge.

Y, por supuesto, cuando se ve amenazada, ataca. Y ataca bien. Y ataca tan bien que a nosotros no nos queda más que levantarnos y aplaudir. Y admirarla por encima de todas las cosas. Lo que no quiere decir que Jelena no use de vez en cuando sus poderes malignos para hacer el bien. Porque obviamente lo hace, y mejor que nadie. Porque Jelena puede hacerlo todo. En realidad, Jelena Howard podría ser LA razón para ver la serie entera. A sus pies.

 

Y más personajes, muchos más personajes

No os preocupéis, que Jelena no es el único personajazo de Hit the Floor, y ni siquiera la única capaz de idear planes malignos o enfrentarse a ellos. En realidad siempre tiene a alguien dispuesto a jugar con ella, ya sea Zero, o Lionel, o incluso Jude, que es un buenín con muchos daddy issues y mucha habilidad para estas cosas. No, a Hit the Floor no le faltan víboras que dan mucho de sí, ni otros personajes capaces de hacerles frente. Y son unos personajes a los que además la serie entiende y, sin quitarles el punto a favor de dejarles hacer todos los tejemanejes del mundo, les da un fondo y una humanidad que va más allá del estereotipo de culebrón.

Esta autoconsciencia, por cierto, no se limita solamente a este tipo de personajes, sino que se extiende a otros, incluyendo a la chica inocentona y buenina que es nuestro punto de entrada en la serie. Porque empezará inocente, pero Ahsha no está indefensa, y cuando tiene que sacar las garras, las saca. Y cuando tiene que ser ambiciosa, lo es. Y así el personaje que típicamente sería más soso, se convierte en algo mucho más entretenido de ver. Por supuesto, además de todos ellos, tenemos al corazón de la serie en Raquel, o las maravillosas aventuras de Kyle, siempre intentando sacarles dinero a todos los hombres que se cruzan en su camino.

 

Parejas con química, TODA la química

En series que dependen tanto del culebrón de líos varios, algo muy triste y que pasa demasiado a menudo es que intenten juntar a parejas que no tienen química. Pero no os preocupéis, que en Hit the Floor otra cosa no sé, pero química tienen para dar y regalar. Desde Derek y Ahsha a Terrence y Jelena, las parejas tienen química y, sobre todo, sentido. Entiendes por qué están juntos y es muy fácil shippearlos. Claro que si hablo de química, obviamente no me puedo olvidar de Zero y Jude, que son LA pareja de la serie.

Dos personajes rotos que se arreglan el uno al otro cuando están juntos, capaces de tejemanejes varios y al mismo tiempo tremendamente entrañables. Que son a la vez la definición de SEXO y una de las parejas más adorables y maravillosas no solo de la serie, sino de la televisión en general. Sus muchos y complicados issues individuales los convierten en perfectos el uno para el otro. Y mira, aunque sea simplemente porque necesitamos verlos casados y teniendo varios niños y siendo la happy family que siempre han querido y que nunca tuvieron cuando eran críos, una cuarta temporada es absolutamente necesaria.

 

Gente guapa, gente guapa everywhere

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que Hit the Floor tiene uno de los casts más físicamente atractivos de la televisión. Y no importa si sois más de ellas, o de ellos, o de ambos, que esta serie nos tiene en cuenta a absolutamente todos. Y digo que nos tiene en cuenta porque jamás tiene ningún problema en sacarlos a todos ellos todo lo ligeros de ropa que permite una cadena de cable básico. Es, claramente, una serie que nos conoce a la perfección y que sabe lo que queremos.

 

Y, entre todo, representación y mensajes positivos

Y me dejo para el final la razón que igual nos choca, una razón seria, bonica y buena para ver una serie mamarracha, o cualquier serie. Y esa razón se llama representación y otras cosas sanas y maravillosas como unos cuantos mensajes positivos. Hit The Floor es una serie con varios personajes de color en su centro, es una serie donde los personajes femeninos por lo general mandan y son de armas tomar, cada una a su manera particular. Es una serie donde una de las animadoras es literalmente una gold-digger a la que le entusiasma el sexo y ni la serie ni nadie en ella recurre al slut-shaming. Y es una serie que sabe de la existencia de la palabra “bisexual”, independientemente de que luego alguno de sus personajes encaje más en la categoría de “horses who don’t like labels“.

Y con esto espero haberos convencido para ver Hit The Floor, porque la verdad es que ha sido mi serie obsesión del verano. Y por supuesto espero (contra toda lógica) haber convencido a VH1, que ya sabemos que siempre está pendiente de lo que escribo, para que siga siendo mi culebrón favorito durante mucho más tiempo. Ay, VH1, tú que siempre haces cosas bonitas por el mamarrachismo, como rescatar ANTM o regalarnos esa joyita llamada Twinning, hazme este favor y sálvame también Hit the Floor. Te convertirás en mi cadena mamarracha favorita. Y eso es un logro importante.