Soy una persona que ve series de forma completamente emocional. Cuando me pongo a ver una serie, necesito conectar con ella, que me atrape y me convierta en un desastre emocional absoluto. Me gustan las series intensas, emocionalmente intensas, quiero decir. Y, a pesar que aquellos que no pasaron de los primeros episodios me vayan a poner caras raras, esa es justamente la razón por la que Rectify es una de las series que más arriba se encuentra en mi lista de favoritas del año. Lo lleva haciendo desde que comenzó y, una vez más, volverá a hacerlo este año. Gracias, en gran parte, a lo tremendamente intensa que es desde un punto de vista puramente emocional.

Y digo que alguno igual me pone caras raras cuando digo esto porque sí, es algo que puede chocar un poco. Choca porque es una serie aparentemente muy tranquila. El pueblo, la familia, el tono, todo se ve tranquilo. Todos actúan de forma tranquila. Pero es que la intensidad está bajo la superficie, y llega a tal punto que en la mayor parte de las escenas la puedes sentir a través de la pantalla. Debajo de la superficie, es una tormenta de emociones, preparándose para salir. Y cuando lo hace, casi sin darte cuenta, te rompe y te arregla al mismo tiempo.

Esta temporada entera es muestra de ello, claro, pero es que la season finale lo fue prácticamente escena tras escena. Y pocos momentos más perfectos, más intensos, más simples y al mismo tiempo llenos de emociones complejas, ha habido en esta temporada televisiva que Daniel en la playa. Que el sueño de Tawney. Que Amantha y Teddy jugando a las cartas.

04.Rectify.S03E04.HDTV.x264-[eSc].mp4_snapshot_43.45_[2015.08.23_17.58.05]
De hecho, puede que sea cosa del sesgo temporal, que el tener la temporada tan cerca influya mucho. Pero lo cierto es que esta temporada me ha parecido, en general, incluso más emocionalmente compleja que las anteriores. O, más bien, puede ser simplemente que Rectify se tome su tiempo. Y que haya sido en esta temporada cuando todas esas semillas que ha ido plantando en las anteriores, hayan florecido de la manera más emocionalmente demoledora, y al mismo tiempo curativa, posible.

Como siempre, a eso ha ayudado que Rectify haya seguido siendo tan perfecta y tan cuidada como siempre. Sus diálogos, tan cuidados, tan preciosos, tan pensados al detalle y al mismo tiempo tan naturales para sus propios personajes, nos han regalado escenas para enmarcar. Y, de hecho, han estado enmarcados en imágenes tan bonitas como siempre.

Porque esa es la gracia de Rectify, una parte tan importante de su encanto. Es una serie que muestra al mismo tiempo lo peor del ser humano, lo peor de lo cotidiano, lo peor de los peores errores posibles. Y lo envuelve de una manera absolutamente preciosa, rodeándolo de personajes que son al mismo tiempo increíblemente mágicos. Personajes a los que quieres a través de todo, personajes con los que te implicas.

Es lo que ocurre, por supuesto, con Daniel, del que entiendes su confusión al enfrentarse a un mundo nuevo con unos ojos que son al mismo tiempo viejos y casi infantiles. Inocentes y de vuelta de todo. Entiendes y vives su frustración, su hacerse al mundo. Su cambio, como todo en la serie, es sutil, pero al mismo tiempo tremendamente visible y reconocible. Y esta temporada, más que nunca, lo hemos ido viendo salir un poco más de esa armadura, y nos hemos enamorado de su humor un tanto sarcástico.

02.Rectify.S03E02.HDTV.x264-BATV.mp4_snapshot_40.50_[2015.08.23_17.57.15]
En una serie con un protagonista como Daniel, podría costar hacer hueco para todos los demás, pero si algo hace bien Rectify es dejar un poco de espacio para todos, para sus problemas y sus emociones. Y así es como Teddy y Tawney se han convertido en uno de los focos emocionales de la temporada, algo por lo que todos deberíamos estar agradecidos. Llevo diciendo desde el principio que Teddy es de los personajes más interesantes de la serie, y esta temporada lo ha demostrado. El Teddy que vemos es un Teddy roto, aún más roto que nunca. Y su escena del coche es, con permiso de todo lo demás en una temporada absolutamente estupenda, de lo mejor de la temporada. Y Tawney, perdida con un desarrollo completamente roto, no se queda atrás. Individualmente son los dos grandes personajes, y esta temporada hemos entendido mejor que nunca a Teddy y Tawney como pareja. Lo que no funciona, lo que buscan y no encuentran. Y lo disfuncional de su relación, de la relación de dos personajes rotos, nos ha partido el corazón.

Pero de relaciones disfuncionales vive la historia, y Jon y Amantha son otra prueba de ello. Sus escenas, tremendamente honestas y complicadas, nos han hecho comprender a ambos mejor que nunca. Nos han hecho ver que, al igual que todo lo demás, en su relación no hay nada que sea blanco o negro. Hay sentimientos, pero también intereses. Ninguno es bueno, ninguno es malo. Solamente son, punto.

03.Rectify.S03E03.HDTV.x264-[eSc].mp4_snapshot_10.43_[2015.08.23_17.55.49]
Amantha, al igual que Teddy, y quizá a ratos un poco más, es y ha sido siempre de los personajes más complejos, interesantes y fascinantemente rotos de la serie. Y verla esta temporada ser consciente de ella misma, de su situación, de sus fracturas, ha sido demoledor. Pero al mismo tiempo, verla empezar a escapar de la prisión involuntaria de Daniel y enfrentarse también ella a la posibilidad de una nueva vida ha sido maravilloso. Verlas a ella y a Janet esta temporada, en la cotidianeidad de lo extraordinario, ha sido probablemente de los mejores momentos de la serie.

Rectify es esa serie que muestra la intensidad de lo profundamente tranquilo y sutil. Es una serie de contrastes que se complementan, que hacen que todo se identifique. Es una serie que habla de hechos extraordinarios desde lo cotidiano. Y es demoledora, esperanzadora y absolutamente maravillosa. Seis episodios que han pasado demasiado rápido. Que nos han hecho sentir mucho. Y que, una vez más, nos dejan deseando volver a pasar tiempo con todos ellos lo antes posible.