Personajes inútiles hay en todas las series, y hay que quererlos, ellos no tienen culpa de no servir para nada en la vida más que para darle pie a los diálogos del protagonista de turno.
El problema viene cuando esos personajes inútiles pretenden convertirse en personajes útiles, importantes e incluso pretenden salvar gente.
Tenemos el caso de Emma Swan (Once Upon aTime) que se pasa la vida diciendo que es “The Savior” cuando no sólo no salva a nadie sino que siempre está en peligro y tienen todos que ir a salvarla, tenemos a Roy Harper que se marca piruetas imposibles sólo para hacer el ridículo, tenemos a Quinn Perkins (Scandal) que todavía no sabemos muy bien qué pinta en la serie y por supuesto tenemos a Laurel Lance (Arrow), esa señora que siempre ha vivido frustrada porque todos a su alrededor son mucho más útiles que ella y ha decidido convertirse en superhéroe.
¿Pero qué podemos esperar de una mujer que no reconoce a su novio de toda la vida simplemente porque lleva una capucha? Nada bueno, seguramente.
Vayamos por partes para así entender la inutilidad de esta mujer a grandes rasgos:
Laurel nació en una familia feliz formada por un detective reconocido, una madre profesora y una hermana rubia, ¡ahí nació el complejo! Complejo que se agravó cuando su señor novio decidió irse de crucero con su hermana y ambos “mueren” en el intento de darle esquinazo.
Tras pasar la mitad de su vida queriendo ser como papá decidió tratar de impartir justicia en los tribunales y se convirtió en abogada y más tarde en ayudante del fiscal, puesto que perdió por su adicción a las drogas.
Laurel Lance cara empanda

Esta es su cara de confusión el 90% de las veces que sale en pantalla

O sea, ¿no has conseguido hacer justicia sentada en una mesa porque lo único que heredaste de tu padre son las adicciones y pretendes irte a darle palos a los malos?
Pues sí, lo pretende, y así tendremos a la primera superheroína ex-drogadicta, una señora a la que nadie puede dejar sola porque siempre la lía parda.

Ejemplo práctico. Final de la primera temporada. Detective Lance: “Laurel, necesito que hagas algo por mí, aléjate de The Glades esta noche”.
¿Y sabéis dónde se fue esa noche la muchacha? ¡Sí!, a The Glades, ignorando a su padre, a la policía o a la televisión diciendo que todo el mundo debe desalojar, porque ella es más chula que nadie.
Como no podía ser de otro modo, sus dos maromos (Tommy y Oliver) van a rescatar a la damisela en apuros cuando se enteran de que no ha abandonado el barco mientras se hundía, y como consecuencia Tommy muere y todos lloramos, pero ella culpa a Arrow. ¡A Arrow!¡Pero si han ido a salvarte porque no te ha dado la gana de mover el culo!
Laurel Lance Black Canary

“Si mi hermana podía enfundarse una chaqueta de cuero, subirse las tetas al cuello y pegar con un palo, yo también”

Pues sí, y la espiral de sufrimiento por la muerte de Tommy la lleva a tragar pastillas como si fueran lacasitos y a intentar cazar a Arrow por dejar morir a su novio, al que nunca quiso hasta que murió. Un despropósito de trama que sólo viene a decirnos que esta muchacha tiene la misma capacidad deductiva que un niño de 3 años.

Siendo justos podemos entender el trauma de Laurel; que tu novio te abandone por tu hermana pequeña es un palo, que tu otro novio muera por salvarte la vida es otro palo, pero si encima todo el mundo que piensas que está muerto resulta que sólo estaba desaparecido dando clases de kárate, es como para replantearte tu existencia.
Y mirad que ella se curra lo del camuflaje, para empezar se alargó cambió la cara de una temporada a otra (una cirugía que nunca entendí) y ahora además se ha teñido de rubia. ¡Un 10 en esfuerzo!
Catie Cassidy cirujía estética cara Laurel

El después y el antes de su proceso de camuflaje

La frustración de Laurel comienza a crecer cuando se entera de que su hermana Sara está viva y ha aprovechado todo su tiempo para convertirse en una especie de ninja con peluca rubia (igual que su pelo, pero con más volumen. De verdad que no entiendo quién diseña los trajes en esta serie) y antifaz. Para colmo Oliver es Arrow, y se ha pasado los dos últimos años salvándole el culo sin que ella le reconozca. Cuando por fin se entera, Laurel explota en confusión y queda trastornada para siempre.

Porque hay que estar trastornada para pensar que por ir dos días a pegarle a un saco puedes intentar tomarte la justicia por tu mano y atacar a un señor que es el doble que tú sin que éste te devuelva el golpe y te envíe a tu lugar favorito, el hospital.
Sí señores, probablemente el personaje que más tiempo ha pasado convaleciente, la señora que sólo sirve para que la secuestren, esa que las pocas veces que ha dicho algo coherente todos han dejado por drogadicta (véase la trama olvidada de la madre de su amigo el alcalde), ahora pretende impartir justicia a palos, así que recemos todos porque no se hiera demasiado a sí misma cual pokémon confuso.
Ya sé lo que diréis… que en los cómics bla bla bla, que Laurel Lance tiene que estar ahí, que es vital… muy bien! Pero estamos viendo la serie y hoy por hoy su transformación deja mucho que desear.
No temáis que hay odio para todos, y que Emma y Roy estén nombrados en la introducción no significa que no vayan a tener su propio “No te queremos”, tiempo al tiempo.
Roy Arrow flechas

“¿Para qué servirá esto?”

 

Si te ha gustado te encantará:

The Flash vs Arrow – Destripando el crossover

Diosas del Reino – Felicity Smoak

No te queremos… April Kepner (Grey’s Anatomy)