¡Por fin ha vuelto Serramoura! El thriller rural que en su primera temporada nos dejó boquiabiertos con los cuatro casos policiales que investigaron durante los 24 capítulos que emitió Televisión de Galicia el curso pasado. Una serie con las idas y venidas de un pequeño pueblo maderero en el que nada es lo que parece y en el que, desde luego, nadie está a salvo.

Después de muchos giros y sorpresas muy propios de Shonda Rhymes, la anterior tanda de episodios se despidió con un turbador descubrimiento del pasado. Los cimientos de la vida de la protagonista se tambaleaban al mismo tiempo que se nos presentaba como probable asesino alguien a quien nunca habríamos imaginado capaz. Pero lo bueno de Serramoura es que todo encaja y lo hace con mucha lógica. Por eso me moría yo de ganas de volver a sentarme un domingo más ante esta serie gallega que es de lo más intenso que podemos ver a día de hoy en la televisión Española.

El regreso ha estado a la altura y muy en la línea de lo que hasta ahora habíamos podido ver. Ahora toca investigar ese crimen de hace 30 años que dejamos pendiente en la temporada pasada. Por edad, son pocos los personajes que pudieron estar implicados y, aún así, resulta que todo el mundo tiene algo que callar. Serramoura es un lugar lleno de secretos y todo el mundo tiene algo que esconder. El misterio está más que asegurado.

Pero lo mejor de todo es que, por mucho drama y mucho thriller que tenga esta serie, Serramoura nunca pierde el sentido del humor. Los diálogos saben sacarle la chispa hasta a las situaciones más complicadas. “Anda, ¡el Dúo Dinámico!” y la cámara sabe jugar con ello para despertar nuestra curiosidad y arrancarnos sonrisas y risas.

Ya os dábamos hace unos meses cinco razones para ver Serramoura. Por aquel entonces aún ni habíamos alucinado sabíamos quién había matado a Mónica Triáns, la víctima con la que arrancaba esta ficción. Desde entonces, la serie no ha hecho más que acumular motivos para convertirse en un imprescindible de la semana seriéfila. Varias muertes, secuestros, robos, peleas y palizas después seguimos enganchados a las investigaciones de unos Guardias Civiles que no tienen precisamente poco trabajo.

La segunda temporada ha arrancado en plena forma y los avances de futuros capítulos no consiguen más que hacernos la boca agua. Porque lo que nos deparan los próximos espisodios promete ser emocionante. La única duda es ¿cuántos protagonistas sobrevivirán a esta temporada? Será un placer descubrirlo.