Llevamos muchos años viendo series. Tantos, que ya somos capaces de predecir cómo nos vamos a sentir viendo los episodios. Es muy fácil pasar del “esto es lo mejor que me ha pasado en mi vida” a “si no mejora en el siguiente episodio, la dejo”, así que hemos intentado resumir el proceso de ver una serie con gifs de uno de nuestros realities favoritos: RuPaul’s Drag Race.

 

Primero estamos muy nerviosos porque empieza un nuevo episodio.

 

Y entonces nos despedimos de nuestra vida.

 

3 segundos después de que el Previously termine, nuestra actriz o nuestro actor crush ya está enseñando carne. Y menos mal porque últimamente la serie se salva por esto.

Pero para sorpresa de todos ¡La pareja que no nos gusta empieza a enrollarse! Ya verás el cabreo del fandom en Twitter.

 

Todavía no hemos superado el cabreo y empiezan a tratar la trama de ese personaje que nos da exactamente igual

 

Y siguen

 

Y te das cuenta de que es un episodio centrado en ese personaje al que no sabes ni porqué le siguen dando protagonismo y que debería haber muerto hace 3 temporadas.

 

Al menos puedes criticar los vestidos y los peinados.

Faltan 10 minutos de capítulo y los ojos se te empiezan a cerrar. ¡Pero tú puedes aguantar!

Y por fin, después de 5 temporadas, ¡la pareja que shipeabas se enrolla! Lo único que ha valido la pena del episodio. Obviamente lo celebras con tus amigos virtuales del fandom.

 

De todo el episodio solo han valido la pena los últimos 3 minutos, como de costumbre. Pero te da igual.

 

Y cuando creías que había sido una mierda de episodio… ¡Súper cliffhanger! ¡Necesitas ver el siguiente! Y te prometes que un episodio más, y a la cama.