Inclasificable. Es justo lo que pensé tras ver los ocho capítulos que componen I Love Dick, la ultima locura/extravagancia  que acaba de emitir Amazon. Basada en un libro de culto homónimo escrito por Chris Kraus en 1997, combina el género epistolar con la autobiografía, y se ha convertido en un título feminista que le sirve a Jill Soloway (Transparent) para dar forma a una comedia/sátira sobre la cultura y el arte.

La acción se desarrolla en un pueblo de Texas, Marfa, hasta donde se traslada un matrimonio formado por Chris (Kathryn Hahn), una directora de cine fracasada y su marido Sylvère (Griffin Dunne) que participa en un programa de becas de investigación. Pronto conocen al renombrado artista Dick (Kevin Bacon), un personaje tan desagradable como atractivo que se convertirá en la principal obsesión de este aburrido matrimonio. Decidida a conquistar a Dick a toda costa, Chris le escribe cartas de amor subidas de tono, convirtiéndole en su objeto sexual y por extensión, en una especie de “musa” que sirve a Chris para buscar su propia voz como artista y como mujer.

I Love Dick reivindica la sexualidad femenina, y tal y como se ha hecho durante siglos con el género femenino, nos presenta a Kevin Bacon desde una perspectiva física, sin valorar su talento (o falta del mismo) y consiguiendo que se sienta incómodo, acosado e indefenso ante las atenciones de una mujer que le intimida. Y siempre lo vemos desde la perspectiva de Chris, que lo imagina sin camiseta, montando a caballo o en uno de los momentos más delirantes, cuando esquila una oveja a cámara lenta.
No es una serie redonda, pero sí bastante curiosa, que nos ofrece un nuevo punto de vista sobre los roles de género, la invisibilidad de la mujer en el arte y en la vida misma. Le falta ahondar en sus personajes, de la misma manera que lo hace en los temas que expone, pero la recomendamos como una rareza que pone su granito de arena para derribar estereotipos y que nos obliga a salir de nuestra zona de confort. Desde aquí aplaudimos a Chris por su libertad y sus cartas.

Si te interesa no dejes de leer:

You’re the worst – La búsqueda de la madurez

Hazlo lo mejor que puedas – Crisis in six scenes

Los cuentos de hadas ya no existen – Catastrophe