Nos toca seguir con nuestra sección de estilo patrocinada por Revenge, esa serie que tiene lugar en una zona tan glamurosa como Los Hamptons, y que aquí nos dio para analizar las Nolan y los Victoria.
 
Hoy le toca el turno a la más joven Grayson, ¡demos la bienvenida a Charlotte Grayson (Christa B Alle)!
Aunque más bien deberíamos llamarla Clarke, ya que tan empeñada ha estado en dejar atrás el turbio mundo de Conrad; muy irónico que lo hiciese dándose a las drogas.
 
Charlotte no era más que la pequeña de una familia en la que la reputación y apariencia es lo más importante. Buenas notas, dulce, siempre sonriendo… Pero claro, si poco a poco te vas enterando de que tu madre finge su muerte, se te muere el novio, abortas, te cuentan que tu padre no es tu padre, que la que creías tu hermana tampoco lo es… pues acabas odiando a media serie e intentando suicidarte un par de veces, a ver si así te hacen algo más de caso.
Y de la misma forma que su carácter ha ido moldeándose, su estilo también lo ha hecho. Ha pasado de ser la pequeña que andaba por Los Hamptons con sus adorables vestidos y sus bailarinas, a la chica del flequillo y los vestidos ceñidos con escote:



 
1. Charlotte pensó que por cortarse el flequillo pasaba directamente a ser mayor.
2. En esos momentos en los que necesita volver a ser joven e inocente, luce unos preciosos vestidos.
 
“A ver si se centran en lo divi que voy y no me notan el retraso”
3. Nuestra pequeña Grayson/Clarke adora las espaldas con detalles.
 
4. Lo mismo te va con sus vestiditos, que le da por jugar a ir de largo.
 5. Accesorios muy poco llamativos.
Está planeando la muerte de todos y un par de suicidios, y lo sabemos
6. Le encantan las prendas con escotes difíciles.

“Oh, ¿un desconocido ex-convicto y que se interesa por mí? ¡Ay que me enamoro!”

Luchando por no ser una Grayson, parece que lo único que ha heredado la pequeña Charlotte ha sido el estilo de su madre y un puñado de problemas mentales.