Editor's Rating

La adaptación que necesitaba Matt Murdock

9
Ambientación
9
Historia
10
Mamporros

El sistema de Netflix de estrenar las temporadas del tirón tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Entre los puntos buenos, está el poder disponer de todos los capítulos para maratonear cuando nos apetezca, y eso, para alguien como yo que, dependiendo de la serie, suele esperar a que termine una temporada entera para ponerse con ella, es muy de agradecer. Entre los puntos malos, que como tardes un poco en ver la serie, cuando quieras hablar de ella ya llegas tarde. Esto último es lo que me está pasando con Daredevil. Mi intención inicial era haberla maratoneado a lo bestia el fin de semana del estreno, pero mi actual situación personal me ha obligado a estirar el visionado hasta justo 2 semanas después, haciendo que quizá llegue un poquito tarde para recomendarla. Pero que eso no me detenga, que la serie lo merece.

Aunque dentro de mi frikismo toco muchos palos, reconozco no estar comprometido al 100% en ninguno de ellos. Con eso quiero decir que si bien conocía al hombre sin miedo de los cómics, no he indagado tanto en sus historias como para poder hacer una comparación entre lo que nos han contado en la pantalla y la(s) historia(s) en la(s) que se basa. Esa comparación se la dejo a otro compañero más experto en la historia, yo me conformo con conseguir que cualquiera que todavía no se haya acercado a ver esta nueva adaptación de la historia de Matt Murdock no tarde mucho en hacerlo.

Daredevil traje negro

No, aún no lleva el traje rojo

Y es que seguro que todos tenemos aún en nuestra memoria (aunque hayamos intentado borrarlo) el recuerdo de esa horrible película protagonizada por Ben Affleck, y que en parte está siendo la culpable de que se mire tan mal al pobre Ben como el nuevo Batman en la gran pantalla. Dicen los rumores que la versión extendida de la película es mejor que la original. Yo, la verdad, no he querido gastar mi tiempo en comprobarlo. Y sinceramente, no hace falta, porque con esta serie tenemos más que de sobra.

Para los que no conozcáis al protagonista de esta historia, Matt Murdock (fantástico Charlie Cox) es un abogado que se quedó ciego siendo niño al tratar de salvar a un hombre que iba a ser atropellado. El camión que estuvo a punto de llevarse a ese hombre contenía material tóxico que, además de hacerle perder la vista, le “ayudó” a potenciar el resto de sus sentidos. Uno de los puntos fuertes de la historia es que no parten de ese momento, sino que empezamos con un Matt que está a punto de abrir su propio despacho junto con su mejor amigo Foggy Nelson (Elden Henson). Sí que conoceremos gracias a unos flashbacks muy bien usados un poco sobre su pasado, cómo se adaptó a su nueva condición, cómo su padre, un boxeador venido a menos, le enseñó los valores por los que lucha, y cómo cuando se quedó solo le encontró Stick, un ciego que le adoptó cuando se quedó huérfano y que le enseñaría a aprovechar sus otros sentidos para luchar.

Daredevil Foggy

Matt además es una persona católica, y en muchos de los momentos en los que tiene dudas o necesita consejo irá a hablar con su pastor, quien le ayudará con sus conversaciones en los momentos más complicados.

Para completar el elenco de amigos de Matt tenemos a Karen (Deborah Ann Woll), una chica que se encuentra sin comerlo ni beberlo con un problema muy gordo y que es ayudada por Matt y Foggy, convirtiéndose finalmente en su secretaria (me quedo corto diciendo sólo “secretaria”, porque les ayuda en los casos tanto como si fuera también una abogada), Claire Temple (Rosario Dawson), una enfermera que acaba conociendo el secreto de Matt y que le ayudará cuando esté herido, y Ben Urich (Vondie Curtis-Hall), periodista que quiere escribir sobre temas importantes pero al que su jefe no le deja escribir más que tonterías.

Matt y Karen

Todos los personajes tienen un gran desarrollo y la serie permite profundizar bastante en ellos. Porque esta no es una historia de Daredevil, sino de cómo Matt Murdock se convierte en Daredevil y Wilson Fisk en su archienemigo. Y para eso tenemos que conocer no sólo al personaje, sino todo su entorno, sus amigos y sus enemigos. Eso nos permite tener capitulazos como por ejemplo el 10, Nelson vs Murdock, que nos cuenta más sobre la relación entre Foggy y Matt. ¿Y quién es el que más gana con esta profundida de personajes? El mencionado antes Wilson Fisk (enorme Vincent D’Onofrio), uno de los villanos más conocidos del mundo Marvel y que tiene un desarrollo que es simplemente grandioso. Conoceremos su infancia, qué le ha llevado a ser quien es, su relación con Vanessa, su gran amor… Además de los personajes que le acompañan, su amigo James Wesley (Toby Leonard Moore), quien además es su portavoz en los primeros capítulos o su contable Leland Owsley (Bob Gunton). Pero no quiero contar mucho más por no estropear una fantástica historia.

Daredevil además se aleja mucho del tono graciosete de las producciones Marvel. Esta serie es oscura, como el barrio de Hell’s Kitchen. Y violenta, con alguna que otra escena (no muchas, también es verdad) que te dejarán pegado al asiento por lo inesperadas en una serie de este estilo. Tengo que reconocer que ahora que soy padre me he quedado con varias escenas en plan “no, esto no se lo puedo dejar ver a los críos” (lo que me faltaba, ponerme en plan responsable y todo). Además, por una vez, vemos en pantalla a un héroe que es “normal”. Quiero decir, Matt es ciego pero han aumentado tanto sus sentidos que casi ve mejor que una persona normal, y eso de “me concentro y oigo todo casi como si fuese un radar” evidentemente es bastante irreal. Sin embargo, no tiene poderes de fuerza sobrehumana, o lanzarayos o tonterías así. Es una persona y como tal, se cansa y le hieren. Así nos encontraremos a Claire más de una vez curándole las heridas, o a Matt casi al borde de la muerte tras varias peleas. Y le veremos luchar y cansarse. Como la fantástica pelea (maravilloso plano secuencia) del capítulo 2, una pelea con un montón de villanos en la que el pobre Matt acaba exhausto, dando puñetazos dejando caer su cuerpo sobre el tipejo porque no tiene fuerza para más.

Daredevil Wilson Fisk

En fin, que Daredevil es una serie grandiosa. Tan grandiosa que, aunque no estaba previsto, ya ha sido renovada por una segunda temporada (tal ha sido su éxito, tanto de críticos como de público). Si eres fan de Matt, estarás encantado con esta adaptación. Y si sólo te acercas a ella porque te gustan las historias de acción, te engancharás a las aventuras del hombre sin miedo. Ahora sólo queda esperar que el resto de series que tiene pensadas Netflix sean tan fantásticas como esta.