FOX no para de sorprendernos y esto ya no sabemos si es algo bueno. Para la temporada de estrenos Grandfathered y The Grinder han sido dos de las apuestas de la cadena en el terreno de la comedia. Dos sitcoms ligeritas de menos de 20 minutos, sin risas enlatadas -algo que se agradece- y con dos carismáticos personajes que se presentan como el reclamo definitivo para atraer audiencia. ¿Qué hay de sorprendente hasta ahora? El planteamiento de la cadena: dos series prácticamente clonadas, programadas el mismo día, en la misma franja horaria, una seguida de la otra. Por qué la FOX está queriendo boicotearse a sí misma eso nosotros ya no lo sabemos.

15 años esperando para escuchar esto

Grandfathered supone el regreso de Tío Jesse John Stamos a la pequeña pantalla, a nuestros ordenadores y a nuestros corazones. Aún lamentamos con gritos de dolor cual plañideras que sus apariciones en Glee fuesen tan escuetas. Porque nosotras, como Brittany, también le hubiésemos cantado a Stamos aquello de “I’m a slave for you” mientras lo tenemos recostado en un chaiselonge. ¿Dónde estaban la SuperPOP y la Bravo cuando más se las necesitaba para convertir ese momento en póster con el que forrar nuestra habitación?

«Siéntate que vengo a hablarte del Evangelio»

John Stamos se une con Grandfathered a ese selecto grupo de actores que deciden interpretarse a sí mismos eternamente, como en su día ya hicieron Hugh Grant, al que nadie saca de madurito sexy/soltero empedernido o el siempre adorable Colin Firth, que se ha quedado anclado en algún punto de la Inglaterra Victoriana de principios del siglo XIX interpretando a un galán de época. Porque John Stamos en Grandfathered sigue interpretando a Tío Jesse, sólo que ahora se llama Jimmy Martino, tiene 30 años más y el pelo corto. Ha cambiado la guitarra por los fogones, dirige un exitoso restaurante de lujo y tiene la cama más caliente que Emily Fields, con el mismo nefasto resultado: sus compañeras se marchan o se mueren. A esto nosotros lo llamamos el efecto «antes muerta que tu novia».

Los protagonistas de True Detective 3

 

De normal todo se tuerce en la cocina cuando se abren las puertas y aparece Alberto Chicote pero para Jimmy Martino su peor pesadilla es otra: un día aparece en su cocina Gerald, un chico que dice ser su hijo. Y como las sorpresas nunca llegan solas, Gerald arrastra un carrito de bebé en el que lleva a su propia hija. Otra cosa no pero las medidas de sanidad y seguridad en esa cocina son cuestionables. Y así es como Tío Jesse ha crecido para seguir cuidando niños en Abuelado. Ya es chungo que te enteres de que eres padre y abuelo el mismo día, pero que tu hijo se parezca a El Pingüino de Gotham… Eso es de tener muy mala suerte.
¿Qué tiene de especial? Abuelado es el claro ejemplo de una pésima promoción para un buen piloto. Es evidente que John Stamos es el motivo principal para ver la serie, pero no el único. Su dinámica con Edie, su recién estrenada nieta interpretada por dos gemelas (¿a alguien le suena esto?), es de lo más entrañable y siempre es agradable ver a Stamos interactuar con bebés. Y, como elemento inesperado, el cambio que supone esta serie respecto a lo que ya hemos visto antes. Con Jimmy Martino muestran el lado más tierno y familiar de un personaje solitario y maniático que de la noche a la mañana pasa a formar parte de una familia muy especial: tener que conocer a su hijo, cuidar de Edie, reconquistar a su amor de juventud y madre de Gerald, asumir que los 50 no son los nuevos 20… Una serie que deja momentos muy divertidos como el trauma que John Stamos tiene con sus piernas por ser muy delgadas o la simulación de Jimmy y Gerald, padre e hijo, haciéndose pasar por una pareja homosexual para conseguir plaza en el colegio más elitista para Edie. La gran pregunta que toda buena carpetera se hace es, ¿cuánto de John Stamos hay en Jimmy Martino?

The Grinder también viene a llenar nuestra vida de amor con el regreso de Rob Lowe. Porque FOX sabe que estamos sensibles y que aún tenemos abierta la herida tras la desaparición de Chris Traeger con el adiós de Parks & Recreation. En este caso Rob Lowe se convierte en Dean Sanderson, una estrella de televisión que lleva años triunfando con el drama legal que da nombre a este piloto. (Niños, si estáis leyendo esto, vendría a ser nuestro Mario Casas sólo que un poquito más mayor). Pero lo que Dean no

Algo que nunca dijeron los guionistas de PLL

imaginaba es que hasta las mejores series se acaban. ¿Y qué haces con tu vida cuando llevas más de 8 años interpretando a un abogado? La gente normal se iría a la cola del paro o llamaría a Ryan Murphy para ver si le da un cameo en su nueva serie. Dean no, él decide volver a su pueblo natal donde, casualidades de la vida, su hermano y su padre tienen una empresa familiar… ¡que resulta ser un bufete de abogados! Y para Dean esto de la abogacía es como el Periodismo, que si sabes escribir más de tres palabras seguidas o has subido alguna vez un vídeo a Youtube, ya puedes dedicarte a ello sin haber estudiado ninguna carrera.

En el pueblo se reencuentra con su hermano Stewart (interpretado por Fred Savage) que ha llevado una vida muy diferente a la suya: es abogado de profesión pero sin don de gentes, con miedo a hablar en público, un matrimonio perfecto y dos hijos adolescentes. Dean se convierte rápidamente en la nueva atracción del pueblo, todos las mujeres quieren conocerle, los clientes del bufete prefieren que sea él quien les represente, los socios quieren escuchar anécdotas del rodaje, hasta sus propios sobrinos le prefieren como padre. Stewart acepta que Dean hable por él en los juicios y se lleve todo el mérito de ganar los casos sin habérselos preparado pero, poco a poco, se ve sustituido en su trabajo, su casa y hasta su familia y pronto empiezan a aflorar las viejas sencillas que un día les separaron. ¿Ganará Stewart en dramatismo al mismísimo Grinder?

«No vuelvas a decirme que lo de Aritz es un montaje»

¿Qué tiene de especial? El innegable don de Rob Lowe para la comedia en un papel que está hecho a su medida con guiños a los fans de Parks And Rec. Fred Savage está espectacular en su rol de hermano incomprendido, siento el único personaje que en principio parece ver lo descabellada que es la situación. El reparto en general tiene mucha química, habiendo logrado que los secundarios tengan el peso necesario para descansar del dramatismo y el ego que carga el personaje de Dean Sanderson a sus espaldas. Pero, sin duda, uno de los puntos fuertes de The Grinder es el meta humor y las referencias televisivas, como ya hemos visto hacer en Jane the Virgin: mezclar ficción y realidad aprovechando fragmentos de la serie en la que supuestamente participan los personajes. Salvando las distancias, ¿nadie ve similitudes entre Rogelio de la Vega y Dean Sanderson?

Rob Lowe en un anuncio de Evax Odor Fresh

Ambas series han logrado, pese a sus bajas audiencias, temporada completa de 22 episodios en FOX. Tampoco nos emocionemos, recordemos que es más barato terminar la temporada que cancelarla y buscar sustituto para el hueco que dejan en la parrilla. Mi consejito del día es que disfrutéis de ellas mientras podáis sin esperar mucho más.